En el recuerdo

Carmen nos ha dejado y son muchas las cosas que  podemos decir sobre ella, pero entiendo que el mejor homenaje que se le puede  rendir es compartir con vosotros estos tres testimonios de las personas que  mejor la conocieron en el ámbito profesional y humano.

Todos coinciden y nos  recuerdan su integridad, su compromiso y la vitalidad y energía con la que  afrontaba los retos.

Fue siempre un ejemplo de coraje y entusiasmo, y prueba  de ello fue la entereza con la que se enfrentó a los momentos más duros que la  vida le deparó.

Como amiga y compañera de aventuras museística me siento muy  orgullosa de poder presentar este recuerdo.

Carmen, ya añoramos tu ausencias  pero fieles a tu ejemplo continuaremos este proyecto que iniciaste y en el que  pusiste tantea ilusión y empeño.

 

Mercedes Franco

Expresidenta de la  FEAM

Recuerdo que hace años, en el  embalse de “Cornalvo”, conocí a una atractiva e inteligente joven que solía  tomar baños con nosotros y que resultó ser la hija de un gran amigo de mi  familia, D. Manuel Gasset, propietario del emblemático cortijo de “Campomanes”.  A todos nos sedujo con su simpatía, sencillez y cercanía.

Con posterioridad,  volví a encontrarme a Carmen Gasset Loring quien siempre me preguntaba por la  marcha de la arqueología emeritense, pues, como me reconoció, le fascinaba el  conjunto monumental augustano. Su vinculación a nuestros quehaceres  arqueológicos, iba “in crescendo” y así las cosas, visto su interés, animamos a  Carmen a liderar la Asociación de Amigos del Museo.

Carmen aceptó el  compromiso y se puso al frente de la Asociación con mucho entusiasmo y un  programa francamente ambicioso, pues era consciente de que el centro museológico  emeritense debería tener una proyección internacional en el estudio y difusión  del pasado romano peninsular. Proyectos de investigación y numerosas actividades  enfocadas a cercar al público a la esplendorosa realidad romana peninsular,  elaborados desde el Museo, tuvieron la oportuna acogida por parte de Carmen  Gasset y su Junta Directiva. Así, el Museo se hizo presente en numerosos foros  nacionales e internacionales: Roma, París, Lisboa. La Asociación , por su parte,  estuvo cada vez más presente en la sociedad emeritense, extremeña y nacional  puesto que el número de asociados aumentó considerablemente, así como el de  instituciones y empresas que aportaron sus fondos para hacer posible algunas de  las actividades programadas.

Evocamos, pues, en estas breves líneas, con  reconocimiento y mucho afecto la figura de Carmen Gasset quien, tras sufrir con  una entereza digna de todo encomio una larga enfermedad, nos dejó, sólo  físicamente, pues su buen hacer, su bondad y su carácter positivo estarán  siempre cerca de nosotros y de sus familiares a quienes deseamos confortar lo  mejor que podamos en esta hora amarga.

José Mª Álvarez Martínez

Director del Museo Nacional de  Arte Romano

Dormía, y soñaba que la vida  era alegría. Despertó, y vio que la vida era servicio. Sirvió, y vio que el  servicio era alegría. Fue Tagore, el músico y poeta oriental, quien recitaba  estas sencilla palabras. Que sin duda Carmen Gasset podía llevarlas en el  corazón al dormirse por última vez el pasado 17 de Agosto.

Comunicadora  singular. Inteligente. Elegante. Desde que en 1991 accedió a la Presidencia de  la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Arte Romano, hasta que su  Fundación de Estudios Romanos trascendió de la arqueología local al  reconocimiento internacional, siempre estuvo viva su ilusión por servir a la  cultura romana. Cada vez que nos convocaba a sus actividades, Museo y Fundación,  y siempre alrededor del pasado de Roma, creaba un clima de cordialidad y  entusiasmo, pero a la vez nos contagiaba la alegría que supo conseguir. Y así lo  ilustran muchos momentos. Su libro “El arte de comer en Roma”. Aquellas cenas  romana que organizó en la década de los 90 del siglo pasado y que hoy siguen  celebrándose en el Parador de Mérida con el concurso de los conservadores del  Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. La sorprendente exposición de los  vestigios emeritenses en el Colegio de España en París. Los conciertos que  organizaba y que siguen vivos en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Y  muchas más actividades.

La tendremos presente siempre a través de los  trabajos y los días de la Fundación de Estudios Romanos que ella fundó, y que  hoy constituye un ejemplo de ilustración arqueológica romana al servicio de  todos.

Carmen Gasset nos deja tantos recuerdos, tanta nostalgia de alegría,  tanto saber servir, ilustrar, y entusiasmar desde la grandeza de la cuna de  nuestra cultura y civilización, que nunca podremos olvidarla ni dejar de soñar  con su ejemplo.

José Ángel Sánchez Asiaín

Fundación de Estudios  Romanos

 

Nos conocimos en el año 1.991,  ambos miembros de una nueva Junta Directiva de la Asociación de Amigos del Museo  Nacional de Arte Romano de Mérida. Iniciamos con ideas nuevas, aportadas casi  siempre por ella, nuestra andadura, con una finalidad concreta y clara,  -divulgar, atraer y proyectar- el Museo y también el patrimonio de Mérida a  nivel nacional e internacional. Presidenta de la Asociación y posteriormente  desde 1.996 de la Fundación de Estudios Romanos, trabajó incansablemente para  dotarla de un grupo de patronos compuesto por destacadas personalidades, siendo  la Reina Doña Sofía la Presidenta de Honor.

Nos animaba a organizar viajes, talleres infantiles, exposiciones,  conferencias, congresos, actividades con los profesores y colegios, apareciendo  en escena los conciertos en la nave principal del Museo, marco espléndido donde  los haya. Abandera la independencia de la tienda de los Amigos en el Museo,  cuidando los objetos y artículos allí expuestos para su venta, su presentación y  su calidad hasta en el más mínimo detalle. Lucha por la creación de nuestro  conjunto de Voluntarios, hoy tan reconocido y admirado por la Institución y por  los grupos que pasan por sus enseñanzas y como no, especialmente ella trabaja en  dar a conocer dos de sus pasiones, el cine y la gastronomía, unidas en las  “cenas de Cine”, capaces de involucrar a los mejores Restaurantes y los mejores  críticos.

De su mano entramos en la Feam, empezamos a asistir a congresos de “Amigos” y  a presentar Mérida y sus “amigos” por todo el territorio nacional,  involucrándonos a todos. A partir del año 1.993 nos propone la creación de unos  premios que denominamos “Premio Internacional Genio Protector de la Colonia  Augusta Emérita” que han recaído en importantes Instituciones y personalidades  dando relevancia a nuestra Asociación y nuestro Museo.

Una persona  a la que admiraba, una amiga a la que recordaré, una mujer formidable, fuerte y  de espíritu crítico, exigente en el trabajo con los demás y con ella. Carmen nos  enseñó a ser generosos, por su dedicación y su enfoque, siempre estará presente  su curiosidad insaciable, sus ilusiones, sus sueños, su capacidad de trabajo, su  facilidad por involucrar en los proyectos a las administraciones, instituciones  y a las personas, todos acababan apoyando sus propuestas e iniciativas. Solo  ella sabía encandilar para apasionarnos.

Su vida sufrió un duro vuelco con su enfermedad, su ánimo muchas veces me  dejaba sin palabras con las que hacerle justicia, solo alguien del temple de  ella podía hacernos creer que la enfermedad estaba de paso en su vida casi  engañando a los que estaban a su alrededor. Abriendo continuamente una puerta a  futuros trabajos compartidos….

Si una asociación de amigos tuviese “alma”, en nuestro caso, en Mérida, esta  sería la de Carmen Gasset. Su “familia” del Museo la echará de menos, pero nos  ha dejado a todos, a Auxi, Isabel, Junta Directiva, Voluntarios, Dirección y  Conservadores, personal del Museo, una trayectoria, una forma de hacer las cosas  y sobre todo de vivirlas, desde un altruismo hoy en desuso en esta sociedad, que  nos condicionará siempre en nuestros actos.

Gracias, Carmen.

Rafael Mesa Hurtado

Presidente de la Asociación de Amigos  del Museo Nacional de Arte Romano

(Revista de la FEAM, nº 23, Noviembre  2006)