Voluntarios Culturales

En 1995 , como una de las vías para inducir a numerosos grupos sociales a  colaborar en el conocimiento, conservación y divulgación de la cultura romana,  se promueve la creación del voluntariado. La experiencia viene a ser como un  reto de participación ciudadana en actividades culturales con grupos, en  principio, proclives a esta actividad desinteresada. Con motivo de la exposición  “La mirada de Roma” se incorporaron quías voluntarios formados especialmente por  el Museo a acogidos al programa “Aulas de la 3ª Edad”. La experiencia resultó  tan interesante y positiva que sigue en la actualidad y prácticamente es  impensable concebir el Museo sin la presencia amable de los guías  voluntarios.

Voluntarios atendiendo a visitantes a la entrada del museo

“Hola, soy su guía voluntario, me formó el Museo Nacional de Arte Romano, que  ahora le enseño, y si tiene alguna duda o pregunta respecto a las piezas que  ahora veremos, estaré encantado de poder contestarle…” Sí, estas son las  primeras frases amables, sencillas y preparadas que un guía voluntario ofrece al  visitante curioso que se acerca al Museo Nacional de Arte Romano.

Con Pilar Aldeanueva preparando la agenda de la semana.

Este guía tiene un perfil social que ya lo hace atractivo por dos razones  fundamentales: la primera es ser una persona que se ha jubilado pero quiere  seguir siendo útil a la sociedad y a sí mismo a diario, y la segunda es que se  trata de gentes preparadas porque saben de arte y cultura romanas siendo un  placer escucharlas. Su perfil personal corresponde a una persona educada, con  afán de aprender y enseñar en la vida. En conclusión, que te atienda y acompañe  un guía voluntario en una visita por el Museo es una suerte y un placer.

La experiencia se inició con tan sólo 7 personas y mucha ilusión. Hoy día se  puede decir de forma rotunda que los 20 guías voluntarios forman ya parte del  mismo engranaje con el que se mueve el Museo Nacional de Arte Romano.

Además se siguen formando en momentos en que la institución prepara una  pequeña muestra o bien una magna exposición; ellos van asimilando el andar  pausado o rápido de este centro, poniéndose al día gracias al Departamento de  Educación del Museo que así oferta un gran abanico de posibilidades a los  visitantes, lo que hace de la figura del guía voluntario un medio eficaz para  entender y promocionar una institución tan compleja como lo es un museo.

Atendiendo a grupos de escolares

 

Atendiendo a grupos de escolares

 

Recibiendo el premio Genio de la Colonia en 2004

 

 

Un comentario sobre “Voluntarios Culturales

Comentarios cerrados.